Blog single

Como penetran en el cuerpo las aceites esenciales

Las pequeñísimas sustancias químicas de los aceites esenciales afectan muy positivamente a nuestro cuerpo y pueden acceder a nosotros a través de tres vías.

Vía oral.

Solo son muy pocos los aceites esenciales que pueden ingerirse y, siempre, debe hacerse bajo las indicaciones de un experto. Está totalmente desaconsejado realizar esta práctica bajo el criterio de uno mismo.

A través de nuestro sistema digestivo, el aceite se incorpora a nuestro torrente sanguíneo de la misma forma que nuestro aparato digestivo digiere e incorpora a nuestro organismo las propiedades nutritivas de los alimentos.

Vía respiratoria.

Las partículas volátiles de los aceites esenciales son incorporadas en nuestro organismo al inspirarlas y, a través de los alveolos pulmonares, llegan al torrente sanguíneo.

La rapidez y la eficacia de esta práctica dependen de algunos factores como por ejemplo la fuerza con la que se inspire, la cantidad de oxígeno que haya en nuestra sangre o la calidad y las particularidades de cada aceite. Esto ocurre a nivel físico.

A nivel emocional, unas células en la cavidad nasal transmite la información al cerebro de lo que se percibe del exterior. De esta manera, el sistema nervioso procesa e interpreta los estímulos que está recibiendo adecuando nuestro estado de ánimo a lo que está sucediendo.

Vía tópica.

Los aceites esenciales también acceden a nuestro torrente sanguíneo a través de nuestra piel atravesando todas las capas de la dermis y la epidermis hasta llegar a nuestros vasos sanguíneos.

En este caso, la piel es la gran beneficiada en esta práctica. Por eso, muchos aceites se utilizan para tratar problemas superficiales del organismo.

Asimismo, la aromaterapia es una disciplina muy completa porque, ya desde el primer momento en que se abre un frasco de esencia, esta empieza a actuar. Si empleamos la vía tópica, a su vez nos beneficiaremos a través de la vía respiratoria.