Blog single

Cómo darte una buena sauna

La sauna es un ritual y como todo ritual debe seguir unos pasos. Vamos a explicarte las peculiaridades que rodean a este baño de salud.

Tipos de sauna:

Existen dos tipos de sauna.

El hamam (baño turco) es una sauna húmeda en la que el vapor caliente está a una temperatura de unos 55 ºC y la humedad relativa alcanza el 100%. Este tipo de sauna tiene un menor impacto en el cuerpo y no es tan restrictiva de practicar como el segundo tipo.

La sauna finlandesa es una sauna seca en la que la temperatura interior alcanza entre 70 y 100ºC siendo su humedad relativa muy baja, no supera el 20%. Su interior suele estar revestido de listones de madera.

Pasos a seguir en la sauna finlandesa.

Antes de entrar es aconsejable haber descansado unos 15 minutos para reposar el cuerpo del esfuerzo físico que se haya hecho.

Primero tienes que ducharte con agua caliente y jabón. Es importante mantener una buena higiene ya que la sauna  se comparte con más personas en las que nadie lleva ropa o, simplemente, una toalla.

Puedes entrar a la sauna con la piel mojada o seca, unos dicen que es mejor seca otros que mojada, en fin esto ya va más al gusto de la persona.

Debes permanecer dentro entre 10 y 15 minutos, si sientes sensación de agobio debes salir enseguida. Después tienes que darte una ducha con agua fresca para enfriar el cuerpo, de pies a cabeza sin excesiva rapidez.

Tras haber descansado otros 10 o 15 minutos puedes volver a entrar a la sauna procediendo de la misma manera. Puedes repetir hasta una tercera  vez.

Es muy importante ir hidratándose ya que la sudoración intensa puede llegar a hacerte perder hasta dos litros de agua.

Precauciones:

Hay personas que no pueden beneficiarse de estos baños de salud, personas que tienen una serie de problemas físicos.

Si tienes cualquier problema de corazón, problemas graves de circulación, varices graves, tensión arterial alta o baja (aunque esté controlada por medicamentos), glaucoma, problemas circulatorios o infartos en el cerebro, tumores o enfermedades inflamatorias internas debes evitar darte una sauna. Tampoco podrás hacerlo si estás embarazada o tienes la menstruación.