Blog single

Mantenimiento de tu spa

Ser propietario de un spa tiene numerosas ventajas y cualquier propietario de un spa jacuzzi lo encontrará relajante, agradable y divertido de utilizar. Sin embargo, es indispensable tener una buena rutina de limpieza para garantizar su eficiencia. Pero no te preocupes, limpiar un spa será una de las tareas más sencillas de tu casa.

Elige los mejores productos para tu spa

Utiliza un desinfectante específico para spas para eliminar las bacterias del agua. Consulta el manual de instrucciones del spa para averiguar qué tipo de desinfectante debes utilizar. El ozono y el cloro son dos de las opciones más populares. También debes comprar tiras reactivas para comprobar los niveles de pH y calcio del agua. Debes comprobar el agua cada semana y cambiarla una o dos veces cada 6 meses.

Comprueba regularmente el pH del agua

Equilibrar el pH del agua del spa con productos químicos es útil para obtener una lectura precisa. El nivel de pH del agua debe estar entre 7 y 8. Elige entre una variedad de productos de limpieza de spas, entre los que se incluyen productos no tóxicos a base de algas y aerosoles para el casco. Hay centros especializados que podrán despejar tu spa de monedas, arena y otros desechos entre el vaciado y el rellenado. Consulta a tu distribuidor así como el manual de instrucciones para conocer las distintas opciones de productos que puedes utilizar. Planifica también una rutina de mantenimiento y limpieza semanal o mensual. De este modo evitarás la formación de bacterias dañinas y protegerás el casco del spa de la corrosión prematura. Enciende el spa de tu casa todos los días durante al menos una hora, incluso aunque no tengas pensado utilizarlo. Con ello mantendrás el agua filtrada y limpia. Limpia el filtro con una manguera de alta presión. Muchas personas limpian sus filtros en establecimientos de lavado de coches.