Blog single

La historia del spa

SPA, UNA HISTORIA MILENARIA.

Al igual que ocurre con el concepto de sauna, parece que el de spa también ha sido creado en la actualidad. Pero te vas a sorprender la tradición tan antigua que gira en torno a estos centros de salud.

Origen del concepto.

En época romana, la ciudad belga de Spa era muy famosa por sus centros de aguas termales. Pero no solo en Bélgica, por todo el territorio europeo se podía encontrar más centros de este tipo.

Estos centros se componían de una serie de habitaciones donde se podían tomar baños de agua caliente o fría, también habían habitaciones que ofrecían baños de vapor. Además, algunos de estos edificios públicos de salud e higiene tenían la suerte de contar con un agua con propiedades medicinales y curativas.

Las aguas termales proceden de capas subterráneas de la Tierra cuya temperatura es más elevada, más de 5 ºC, que la temperatura superficial. Lo que otorga el beneficio a estas aguas es la rica composición de minerales que contienen que tienen el poder de ayudar a tratar algunas dolencias.

Existe otro origen del término spa. Según algunos entendidos, spa es un acrónimo procedente del latín que significa salus per aquam (spa), es decir, salud a través del agua.

Sea  cual sea su origen, lo que está claro es que ambas historias están relacionadas. Dos historias que cuentan con muchos siglos de antigüedad, lo que demuestra que el poder curativo del agua ya era bien conocido por nuestros  antepasados.

En la actualidad.

Hoy en día, tenemos la suerte de contar con centros donde la ciencia del agua puede ayudarnos mucho para combatir dolencias físicas y psicológicas. No hay que pensar en el concepto de spa como un lujo que solo está al alcance de algunos.

Invertir en salud no debe ser un lujo sino una necesidad porque el bienestar de unas personas es esencial para llevar una vida satisfactoria y feliz.