Blog single

Los aceites esenciales

¿Quién no ha escuchado decir nunca que lo mejor está en la esencia de las cosas? La esencia…, eso tan volátil, tan intangible, tan imperceptible pero que ahí está, lo más importante, valioso y distintivo de algo.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son mezclas de sustancias químicas (pero naturales) biosintetizadas por las plantas. Estas mezclas producen el intenso aroma que podemos percibir de ellas.

Los aceites esenciales tienen una serie de características que los definen. Son intensamente aromáticos, no son grasos cosa que hace que no se enrancien, son muy volátiles por eso se evaporan muy rápidamente y son solubles en grasa o alcohol pero insolubles en agua aunque pueden utilizarse en este medio.

No todas las plantas del planeta producen aceites esenciales pero sí podemos beneficiarnos de un gran número de ellos.

¿De dónde se obtienen?

Estas sustancias pueden obtenerse de raíces, madera, resina, hojas, flores, frutos y bayas. A través de distintos métodos de extracción se requiere gran cantidad de estas partes para proporcionar una pequeña cantidad de esencias.

Para que te hagas una idea, el aceite esencial de rosa es uno de los más caros del mercado pero tiene su razón de ser. Para obtener un litro de líquido esencial se necesitan alrededor de 4.000 kg de pétalos de rosas, lo que equivale a una hectárea de cultivo de esta flor. Tanta superficie cultivada para solamente obtener un litro de aceite. Pero tanto esfuerzo debe tener su recompensa, el aceite de rosas se considerarse un elixir de juventud con grandes propiedades de belleza.

La esencia de las plantas.

Por esta razón, los aceites esenciales tienen tanto poder curativo y preventivo porque solo algunas plantas son capaces de producirlos concentrando todas sus propiedades en una pequeña cantidad de esencia.

Con el ejemplo anterior puedes darte cuenta del gran poder que tienen estos pequeños tesoros que, en muchos casos, están al alcance de todos.