Blog single

Anatomía de la grasa

Para deshacerse de un enemigo, no hay nada mejor que conocerlo bien. ¿Quieres perder de vista la grasa que tienes acumulada? Entonces pon mucha atención porque te voy a contar todos los detalles que caracterizan a este fastidioso compañero de viaje que se empeña, muchas veces, en no dejarnos en paz.

¿Qué es la grasa?

Las reservas de energía a largo plazo de nuestro cuerpo consisten en un tejido adiposo, un tejido graso. Y este depósito está lleno de grasa, para ser más precisos, de triglicéridos.

El tejido adiposo se ubica bajo la piel localizado en diversos puntos de la cavidad abdominal. Este tejido está formado por células que son capaces de absorber nutrientes de la sangre convirtiéndolos en triglicéridos para después almacenarlos. Estas células pueden dilatarse considerablemente, de ahí la diferencia física entre una persona obesa y una persona con peso normal; cuanto más triglicéridos contenga un adipocito, más grande será.

Cuando la reserva a corto plazo (la glucosa del hígado) comienza a escasear, los adipocitos empiezan a convertir los triglicéridos en combustible liberándolo en el torrente sanguíneo, así las células del cuerpo pueden seguir alimentándose.

Cenar ligero.

Esto último que acabamos de explicar es lo que ocurre durante la noche. Desde que cenamos hasta que nos levantamos por la mañana suelen pasar muchas horas pero el cuerpo sigue alimentándose a pesar de ese tiempo tan largo sin ingerir alimentos. El cerebro se nutre de la glucosa del hígado y el resto del cuerpo de la grasa que acumula nuestro cuerpo.

¿Nunca has pensado por qué se recomienda siempre cenar pronto y una comida ligera? Aquí tienes la respuesta, para que nuestro propio cuerpo pueda deshacerse de la grasa que hemos acumulado; una grasa que en exceso, dejando ya a un lado cuestiones estéticas, no es buena para nuestra salud.

Las personas deben mantenerse  en su peso ideal (esto no significa la extrema delgadez) si quieren tener una vida satisfactoria y saludable. El cuerpo humano está diseñado para funcionar con un peso sano y tiene sus propios mecanismos para restablecerlo, por eso tenemos que ayudarle no ingiriendo más grasas de las que debemos.