Blog single

Cromoterapía: El color indigo

El color índigo es el color azul intenso y oscuro del cielo nocturno, un color que simboliza el misterio, lo oculto, lo inexplicable.

Cuando alguien se queda mirando al misterioso cielo de la noche, le invade una sensación hipnótica como si algo le arrastrara hacia el universo profundo. En esos momentos, muchas personas acaban preguntándose sobre el significado de la vida e incluso, a veces, en esos momentos, se revelan destellos de lucidez.

Desórdenes mentales:

El índigo está relacionado con la glándula pituitaria, el llamado tercer ojo en muchas culturas, un ojo que ve más allá de lo visible y de la realidad. Este color incrementa la intuición y la espiritualidad.

Si necesitas tener un pensamiento revelador, si necesitas buscar respuestas trascendentales para tu vida, rodéate de luz de color índigo y verás como todo fluirá mejor en tu cabeza. También, si sientes que el mundo material y banal te ha invadido por completo y te ha alejado de la espiritualidad que necesitas, ayúdate con este color a despegarte de lo superficial.

Este profundo color ayuda a tratar estados mentales negativos del tipo: obsesiones, paranoia, histeria, hipersensibilidad, etc. Con él, además, conseguirás alejar miedos y ansiedades.

Respiración, olfato y ojos:

A nivel físico, el color índigo está relacionado con el aparato respiratorio; con su ayuda conseguirás mejorar resfriados, asma, bronquitis, tos y neumonía.

Los problemas oculares, como las cataratas o la pérdida de visión, la sordera y las hemorragias nasales también pueden tratarse con índigo.

  • Si sientes que tu organismo necesita una limpieza, este color te ayudará a purificar tu sangre. También conseguirás fortalecer tu sistema inmunológico.

Precauciones:

Si se padece alguna enfermedad mental o trastorno psicológico severo, es mejor no rodearse de este color porque se potenciará todavía más los efectos. También si deseas huir de lo sobrenatural será mejor que te alejes de este color.