Blog single

Feng Shui: los colores

Los colores son indispensables dentro de la ciencia del Feng Shui. Con ellos se logra atraer y neutralizar energías, potenciar estancias y rincones y hacer que nuestro hogar respire mucho más bienestar, cosa que influirá muy positivamente a las personas que vivan en él.

¿Quieres saber cómo utilizar cada color para sacar más partido al Feng Shui de tu vivienda? A continuación te explicamos para qué sirve cada uno.

El Rojo, fuego.

El rojo se puede utilizar para atraer y dirigir la atención del fluyo del Chi hacia donde se quiera. Por ejemplo, si tienes algún lugar un poco oscuro dentro de tu casa, pon algún elemento de color rojo y neutralizarás esa oscuridad y energía negativa.

El rojo debe utilizarse con mucha moderación ya que su exceso atraería demasiada energía, y eso sería perjudicial; debe utilizarse como si fueran pinceladas en un cuadro; es decir incluyendo solo toque de este color.

Las personas depresivas son las que se van a beneficiar en mayor medida aportando este color a sus vidas.

El Azul, agua.

El color azul tiene la propiedad de hacer que un espacio parezca más grande y con mucha más frescura. Este color debe utilizarse si quiere conseguirse un efecto sedante, en una habitación favorecerá el sueño de los que duerman en ella.

También es un color indicado para estancias donde se requieren momentos de concentración, por ejemplo en estudios o salas donde se medite.

Colores terrosos, tierra.

Los colores tierra son colores naturales y estos engloban a colores maderas, habano, maíz, crudo, beige, etc.

Estos colores son imprescindibles en cualquier estancia porque equilibran el ambiente, generando seguridad y comodidad. Así que toda habitación y estancia de tu casa debe incluir colores terrosos.

Si quieres conocer más sobre el uso de los colores en la práctica del Feng Shui, no te pierdas nuestros próximos artículos donde te contaremos mucho más.