Blog single

Spa y aromaterapia: ¡una combinación muy beneficiosa!

Para el bienestar del cuerpo y la mente no hay nada como una sesión combinada de spa y aromaterapia. Esta última es una terapia que se basa en las propiedades de los aceites esenciales, que actúan sobre el sistema nervioso central y refuerzan las defensas naturales del cuerpo.

Esta combinación reporta diversos beneficios: revive y activa las fuentes de energía y te hará dejar atrás las tensiones y las preocupaciones de la vida cotidiana. Además, los tratamientos de spa y aromaterapia son naturales, por lo que no existe ningún riesgo para la salud.

El baño aromático ayuda a relajarse y revitalizarse. Además, favorece el sueño y libera la tensión muscular. Por otra parte, la aromaterapia y el spa juntos previenen de las enfermedades típicas de la época invernal, como la gripe o los resfriados. Una sesión de terapia enriquecida con aceites esenciales es una verdadera fuente de bienestar. Los aceites esenciales penetran de forma profunda y eficaz en la piel por lo que sus componentes actúan más rápido, ya que son absorbidos directamente por la sangre.

Por otra parte, el agua caliente del spa, a una temperatura de entre 34 °C y 37 °C te ayudará a relajarte y olvidarte de los problemas de la vida cotidiana. También favorece la dilatación de las venas, las arterias y los capilares, lo que favorece la circulación sanguínea. Antes de entrar en el baño es aconsejable mezclar el agua con los aceites esenciales y un poco de leche. De este modo evitarás posibles irritaciones en la piel. También es importante no sobrepasar las dosis recomendadas. A las personas que tienen problemas de insomnio se les recomienda realizar sesiones de baños aromáticos con esencia de camomila.