Blog single

¿Cómo se forma un color?

La gran mayoría de cuerpos y objetos que están presentes en el mundo no emiten luz por sí solos. Pero hay otros cuerpos que sí emiten y, es gracias a ellos, que podemos ver. ¿Cómo saber si un objeto emite luz por sí mismo? Muy sencillo, la respuesta es si puedes verlo en medio de la oscuridad, en medio de la ausencia de luz. Si lo ves, efectivamente emite luz por sí solo.

Cuando la luz tropieza con un objeto, la superficie de este objeto absorbe algunas longitudes de onda y refleja otras. Solo las longitudes de ondas que son reflejadas pueden ser vistas por el ojo humano, es decir, son visibles.

Los 7 colores.

El espectro electromagnético visible puede descomponerse, a grandes rasgos, en siete colores.

El violeta, el azul, el cian, el  verde, el amarillo, el naranja y el rojo.

Estos son los principales colores que existen. Los demás ya son combinaciones de ellos y nuevas combinaciones más.

Un ejemplo de esta combinación la tienes bien cerca de ti. ¿Te has dado cuenta de que el cartucho de color de una impresora solo tiene tres salidas de color? A partir de tres colores puedes recrear una gama infinita de colores más.

Los colores del ojo.

El ojo humano percibe la visión a través de unos receptores que tenemos en la retina. Los bastones trabajan cuando  la luz es muy escasa percibiendo los colores negro, blanco y una escala de grises. Los conos de nuestro ojo perciben tres longitudes de onda: las predominantes del color rojo, las del color verde y las del color azul. La combinación de estos conos hace posible que veamos todos los colores del espectro visible.

Así que lo que parece un invento moderno, el crear colores a partir de unos pocos, no es mérito de la actualidad. El verdadero mérito lo tiene la evolución de la especie humana que ha sido capaz de diseñar esta forma de imprimir en nuestra mente la colorida realidad.