Blog single

¿Cómo te afecta es estrés?

Una situación como estar en peligro o tener que hacer demasiadas cosas en poco tiempo provoca estrés.

La reacción de estrés hace que el cuerpo libere una serie de hormonas que comunicarán al cerebro que debe ponerse en alerta. De esta manera se desencadenan una serie de reacciones físicas que te prepararán y activarán para pasar a la acción y conseguir un resultado satisfactorio ante esa situación estresante.

A corto plazo.

Esas reacciones normalmente suelen ser meramente físicas del tipo aumento de glucosa en la sangre, tensión muscular, pulso acelerado, etc.; reacciones que hacen que el cuerpo esté preparado para realizar acciones rápidamente. Así la situación puede resolverse de la mejor manera posible y rápidamente.

Cuando la situación estresante no finaliza.

Si la situación que nos estresa persiste o, lo que ocurre muchas veces, no concebimos que ha terminado y continuamos en modo de estrés, ocurren todavía más reacciones adversas a nivel físico y psíquico.

Aumenta la tensión muscular provocando dolores en músculos, ligamentos y tendones; también aparecen dolores de cabeza.

Aumenta la presión sanguínea, aparecen palpitaciones o, incluso, taquicardias; también la dificultad para respirar, la sudoración excesiva y los mareos harán de las suyas.

Otros trastornos físicos como problemas estomacales e intestinales, problemas de piel, estreñimientos, trastornos menstruales en la mujer, disfunciones sexuales, fatiga, aumento o pérdida de peso y muchos otros problemas son frecuentes.

A nivel psicológico el insomnio, la irritabilidad, la depresión, conductas tóxicas, pérdida de memoria o concentración, ansiedad, agresividad, incluso temores y pánico son algunos de los problemas más comunes que seguro que aparecerán.

Esto no es el fin.

Ahora imagina que todos estos trastornos, que siempre se producen conjuntamente, los sientes un día y otro hasta que llegan a pasar semanas y meses… ¿No te estresas solo de pensarlo?

La solución a este gran problema no es tan difícil como parece. En tu mano (y tu mente) está el poder para controlar este espiral de negatividad y nosotros te ayudaremos a hacerlo.